1. Lo que realmente necesitas saber sobre tu cliente ideal

Saber quién es tu cliente ideal es la base de tu marketing y de tu negocio, porque tu negocio existe para dar respuesta a una necesidad de un tipo de personas en concreto.

Para este primer episodio no podía escoger otro tema que no fuera sobre «tu cliente ideal». Y bien, ¿cómo definir a tu cliente ideal?

Si buscas en Google o YouTube cómo definir o encontrar a tu cliente ideal, vas a dar con mucha información, plantillas de paso a paso, etc. Pero ¿qué ocurre?, que normalmente vas a dar con la típica plantilla en la que solo te hacen preguntas para definir su edad, dónde vive, si tiene hijos y demás. Todo eso está bien y es una parte de lo que podemos saber sobre nuestro cliente ideal, pero va mucho más allá y si nos quedamos allí y solo hacemos este pequeño ejercicio, realmente no nos va a ayudar.

 

Conocer bien a tu cliente ideal te va a ayudar con el marketing, con tus acciones del día a día, a saber enfocar la comunicación y qué contenidos y temas puedes tratar.

 

Te voy a explicar cuáles son para mí los aspectos más importantes que hay que tener en cuenta a la hora de definir y trabajar a tu cliente ideal y algunos tips que te irán bien para poner en práctica a partir de ahora, si es que todavía no lo estabas haciendo. ¡Vamos a ello!

 

Aspectos más importantes para definir a tu cliente ideal

¿Quién es tu cliente ideal y por qué es tan importante el cliente ideal? Es la base de tu marketing y de tu negocio, porque tu negocio existe para dar respuesta a una necesidad de un tipo de personas en concreto.

Cuando empezamos siempre cometemos el típico error de pensar que a cuanta más variedad de gente podamos llegar y podamos ayudar, más clientes vamos a tener y por tanto vamos a ganar más dinero, vamos a vender más

Esto es un ERROR.

Cuando estamos comunicando de una forma general no nos centramos en un tipo de público con un tipo de cliente en concreto, en realidad hacemos que nuestra comunicación sea genérica y que no llame la atención de ningún público en concreto.

Esto nos acaba perjudicando y hace que nuestra comunicación no llame la atención y no destaque, que es uno de nuestros objetivos, destacar y diferenciarnos de la competencia. 

Si la base de nuestro negocio es la comunicación, no podemos empezar a hacer un plan de marketing o a preparar un calendario de posts que vamos a poner en Instagram sin tener claro quién es ese cliente ideal y, como decía, teniendo un conocimiento mucho más profundo, más allá de donde vive, si tiene hijos, etc.

Dime:

  • ¿Te cuesta mucho pensar en ideas de contenido?
  • ¿No sabes qué publicar?

 

Si es tu caso, probablemente es porque no tienes bien definido al cliente ideal o no lo conoces en una profundidad suficiente como para que estas ideas vayan surgiendo de forma continua.

Si hacemos un contenido genérico general, se puede parecer demasiado a lo que puede estar publicando otro profesional, otra empresa que esté en el mismo sector. Entonces, para diferenciarnos necesitamos tener ese conocimiento profundo.

Si tenemos muy claro a qué tipo de personas nos estamos dirigiendo, vamos a perder a otras personas que no se van a sentir identificadas, pero esto debemos de dejar de verlo como algo negativo y empezar a verlo como algo positivo que nos está ayudando a filtrar.

 

RECUERDA: Más vale tener 5.000 seguidores que sean potenciales clientes, que 15.000 de los cuales 10.000 no lo son.

 

Un tercer aspecto en el que nos puede ayudar tener bien definido a ese cliente ideal es cuando estamos trabajando en diferentes estrategias de visibilidad. Por ejemplo, si estás valorando hacer colaboraciones con otras marcas o con otros profesionales, pero no conoces a tu cliente ideal te será muy difícil elegir bien una colaboración con alguien que te va a aportar nuevos clientes.

 

Qué deberías saber sobre tu cliente ideal

Es importante que tengas en cuenta otros aspectos que van más hacia la psicología, es decir, cómo es su personalidad y, sobre todo, cuáles son sus preferencias, sus problemas, sus deseos, enfocado todo a tu temática, a tu sector, cuáles son sus preocupaciones, etc.

 

Cuando hagas este listado enumerando sus problemas y deseos y si lo haces bien, esas ideas de contenido van a ser infinitas. 

 

Otra cosa importante que deberías tener en cuenta cuando estás definiendo tu cliente ideal es saber en qué punto o en qué fase se encuentra.

Por ejemplo:

Para una nutricionista su cliente ideal va a ser alguien que quiere mejorar su alimentación, pero es importante saber en qué fase se encuentra, qué nivel de conocimientos tiene sobre el tema, si ha hecho mil dietas en su vida y está harta de las dietas y ahora quiere algo más flexible o quiere algo diferente. O si, por el contrario, es alguien que quiere comer mejor, pero no sabe por dónde empezar, porque nunca se ha interesado por la vida saludable.

 

¿Ves como con estos dos escenarios la comunicación, estrategia de contenido de marketing sería totalmente diferente? El cliente puede tener un perfil muy similar pero el punto en el que se encuentra es muy diferente y esto lo cambia todo ya que uno está en fase inicial y otro está en una fase ya más avanzada. 

Si tienes varios productos y servicios, puedes tener clientes que están en diferentes puntos, pero está bien que lo tengas en cuenta. En el caso de que solo tengas un servicio en concreto, tienes que pensar en qué punto está tu cliente ideal y eso va a hacer que tu comunicación cambie muchísimo. 

 

Y bien, ¿sabes quién NO es tu cliente ideal?

Otro ejercicio importante es poner por escrito quién NO es tu cliente ideal, ¿qué tipo de cliente es con el que tengo claro que no quiero trabajar? ¿Quién es esa persona que no se va a beneficiar de mis servicios?

Siguiendo con el ejemplo que comentábamos antes de una nutricionista:

Si el cliente ideal de esa nutricionista es alguien que ya está dentro del mundo del fitness que hace ejercicio, que le interesa perder grasa, pero ya lleva un estilo de vida saludable. Quizá debería trabajar también quien no es su cliente ideal y quien no podría ser su cliente ideal, por ejemplo, una persona que nunca en su vida ha hecho ejercicio, que odia el ejercicio y busca alguna solución rápida basándose solo en la alimentación para bajar de peso. 

 

No cometas este error

Un error bastante común es tirar de imaginación y crear un perfil de una persona totalmente inventada sin contrastar ni buscar datos e investigar un poco de si esa persona realmente existe. Si no existe y estás enfocando todo tu negocio en un personaje que es totalmente inventado, es allí donde tu comunicación no va a llamar la atención de nadie o te va a costar llegar hacia una audiencia que realmente esté interesada o interactúe con tu contenido.

 

Cómo obtener datos reales sobre tu cliente ideal

Para conecer de verdad a tu cliente ideal, puedes hacer lo siguiente:

  • Repasa conversaciones escritas.
  • Haz un poco de memoria sobre qué es lo que normalmente te dicen.
  • Fíjate en los testimonios.
  • ¿Qué dice tu audiencia actual? En las historias de Instagram puedes usar stickers de interacción como:
    • Preguntas
    • Encuestas
    • Incentivar que esa audiencia empiece conversaciones contigo por mensaje privado

 

En algunos casos se dará que tu cliente ideal eres tú misma hace unos años. Si te cuesta pensar en ese cliente ideal, puede que seas tú en una etapa anterior. 

 

Tarea de hoy

Lo ideal es que tengas un documento en el que detalles muy bien a tu cliente ideal.

Revisa tu perfil de cliente ideal. Lo que tenías definido hasta ahora, si es que tenías algo o simplemente era una idea que estaba en tu cabeza y era un poco borrosa.

Si tenías este ejercicio hecho:

  • Abre el documento y repasa todo lo que lo que habías trabajado hasta ahora
  • Observa qué puedes mejorar o qué puedes añadir
  • ¿Qué cosas te faltan con todo lo que hemos aprendido hoy?
  • Y, lo más importante, es que lo apliques en tu día a día

Si no lo tienes hecho, ¿a qué estás esperando?  ¡Con los tips de hoy ya puedes empezar a definir a tu cliente ideal!

 

Extra TIP:

Tienes que ver si estás usando las palabras exactas que tú crees que ese cliente ideal utilizaría.

 

El objetivo de hacer este ejercicio es que te sirva, que sea una ayuda en tu día a día y no sea algo que haces una vez solo porque todos los gurús dicen que tienes que conocer a tu cliente ideal, sino porque conocerlo es la clave para que tu negocio funcione.

Compartir:
NUEVO RETO GRATUITO

Reto 5 Días De Historias

Aprende a conectar, educar y vender a través de historias de forma 100 % práctica mediante este reto conjunto. Cada día tendrás unas instrucciones claras y ejemplo para que puedas replicarlo en tu cuenta y ver resultados increíbles al final de la semana.

Del 19 al 23 de septiembre