23. Las 5 claves para Activar tu Audiencia

Si no tienes una audiencia activa puedes poner en marcha una serie de tácticas para activar a tu audiencia, optimizar tu contenido y empezar a vender en Instagram.

Hoy estoy súper contenta porque si estás aquí el día que sale el podcast, es decir, 13 de diciembre, justo hoy empezamos la semana del reto gratuito que he preparado: «Activa tu Audiencia». En este reto de cinco días, cada día de la semana tendremos una clase en directo vía zoom. Voy a dar deberes, tareas prácticas para que pongáis en práctica todo lo que vamos viendo y habrá espacio para preguntas y respuestas. ¡También he preparado algún que otro premio para los que os apuntéis y participéis durante esta semana!

Si todavía no te has apuntado, puedes hacerlo aquí. Empezamos hoy lunes 13 de diciembre a las 15:00 hora española.

Hoy vamos a ver los cinco puntos claves para activar a tu audiencia, que es lo que vamos a ver de una forma mucho más desarrollada a lo largo de esta semana en el reto. Y por si por algún motivo no puedes asistir al reto, en este episodio del podcast tendrás una especie de hoja de ruta o de resumen para que tú misma lo puedas poner en práctica.

 

¿Qué significa esto de «activar tu audiencia»?

Está muy bien tener un número de seguidores en Instagram, tener una cuenta desde hace tiempo e ir publicando contenido, pero si no estás teniendo la sensación ahora mismo de que tienes una audiencia activa, es decir, que responde a tus contenidos, que sabe quién eres, qué es lo que realmente ofreces, cómo te pueden comprar, cómo pueden trabajar contigo, puedes poner en marcha una serie de tácticas que son las que vamos a ver en este reto.

Tienes de alguna manera que activar a esa audiencia y en el caso de que esté un poco dormida, o sea demasiado pequeña y tengas que enfocarte en hacerla crecer, que tengas claro qué es lo que tienes que hacer para empezar a construir esa audiencia activa.

 

Los cinco puntos clave para activar tu audiencia

1. Optimizar tu contenido

Seguramente habéis oído hablar de «optimizar tu contenido», «optimizar tu biografía de Instagram». Esta palabra que se utiliza tanto en realidad, la voy a usar de una forma un poco diferente a lo que normalmente estamos acostumbrados.

Cuando decimos «optimiza tus textos», «optimiza tus publicaciones», podríamos estar hablando de añadir una llamada a la acción al final de tu post o de usar un título más llamativo, pero hoy me quiero centrar más en lanzarte el mensaje de optimizar el contenido que estás creando según la audiencia que tú tienes actualmente, siendo muy consciente de cuál es, cuál es tu público, quiénes son las personas o qué características tienen las personas que ahora mismo están viendo el contenido que tú pones allá fuera.

Debes saber cuál es la audiencia a la que a ti te gustaría llegar o cuál sería tu audiencia ideal y ser muy consciente de si existe o no una diferencia entre estas dos audiencias. 

Hay algo muy importante y que a veces se pasa de largo, y es que tenemos que ser conscientes del nivel de consciencia que tiene nuestra audiencia, es decir, nuestro público. Si saben realmente:

  • cuál es el problema concreto que tienen,
  • cuál es la solución que tú les puedes ofrecer,
  • o cuál es la solución en general que hay para resolver ese problema
  • y cuál es el producto que tú les ofreces, ya sea un producto o servicio.

Para solucionar ese problema tienes que:

  • Detectar en qué nivel, en qué fase de este proceso se encuentran, si son conscientes quizá del problema, pero no de la solución.
  • Si no tienen claro todavía ni cuál es la solución ni lo que tú haces exactamente para ayudarles.

Ser conscientes de esto te ayudará a saber optimizar tu contenido, tu comunicación, para que tu mensaje realmente llegue y les llame su atención. Luego es importante saber si, la audiencia que tienes ahora es realmente la audiencia que a ti te gustaría tener, la comunidad de personas a la que tú quieres atraer.

Y si no es la misma, quizá deberías centrarte en poner en marcha un plan de visibilidad para llegar a ese público objetivo al que tú quieres llegar y que quizá no es exactamente el que tienes ahora. En ese caso, luego tendrías que poner en marcha un plan de contenido, es decir, optimizar tu contenido para que llame la atención de esas personas nuevas que van a estar llegando a partir de ese momento. A eso me refiero cuando hablo de este primer punto de optimizar tu contenido.

 

2. Reforzar tu autoridad

Ser un referente o no ser un referente es algo súper subjetivo y tú tienes que creerte que lo eres, que eres un referente o una autoridad en tu sector, en tu temática, porque hay algo que tú sabes o que tienes que puede realmente ayudar a un grupo determinado de personas.

¿Qué es lo importante aquí? Que refuerces ese mensaje.

Es decir, tu público tiene que saber en qué eres exactamente un referente. Tienes que ir explicándolo una y otra vez a través de tu comunicación de una forma simplificada. Hazte la pregunta de si realmente sabes explicar en una, dos o tres frases lo que haces y si la gente lo entiende tal y como lo estás explicando ahora.

Y como digo, es súper importante, repetir, repetir y repetir.

No es suficiente con comunicar un día en un post, qué es lo que hacemos así de forma general y no volver a hablar del tema, sino que para consolidar cualquier idea necesitamos ir repitiéndolo.

Muchas veces relacionado con esto recibo mensajes de emprendedoras y de incluso alumnas, que tienen el problema de que con su contenido gratuito, el contenido así más tipo educativo o de información útil que comparten, tienen mucho éxito, les hace sentir que realmente tienen una comunidad interesada en sus contenidos, pero que a la hora de vender o de hablar de sus servicios, no hay ningún interés o ninguna interacción.

Quizás la gente no está valorando el propio servicio. Parece que están allí por la información gratuita y ya está. De alguna forma solemos echar la culpa a la audiencia: «Mi público no valora mi servicio» o «no valora mi trabajo».

En la mayoría de casos lo que realmente pasa es que quizá nosotros estamos poniendo demasiado foco en dar, dar y dar más contenido, y no nos estamos enfocando tanto en hacer saber, en comunicar el valor de lo que ofrecemos. 

¿Qué cambio puede aportar ese servicio o ese producto que nosotros tenemos para ofrecer y dar información sobre eso? Quizá somos nosotros los que no estamos dando el peso suficiente a esa parte.

 

3. Generar confianza

Aquí es importante que te hagas las siguientes preguntas, que va muy relacionado con lo que acabamos de decir:

  • ¿Qué sabe tu audiencia sobre ti?
  • Y sobre todo, ¿qué razones tienen para confiar en ti o elegirte a ti?
  • Si comparan a varios profesionales que quizá se dedican a lo mismo, o tiendas o marcas que ofrecen el mismo tipo de producto, ¿qué razones hay para que se decanten hacia ti?

Luego, hay que tener en cuenta la importancia a la hora de generar esta confianza que es necesaria la prueba social. Cada vez más, el poner un simple testimonio y ya está no es suficiente. La gente quiere ver más transparencia, necesita ver el qué hay detrás, cómo trabajamos, qué hemos hecho exactamente para que esas personas tengan un resultado positivo, ya sea con nuestro producto o con un servicio o con algo que les hemos ayudado.

 

4. Multiplicar la interacción

Como decíamos con el título del reto, en lo que nos estamos centrando ahora es saber qué podemos hacer para activar a nuestra audiencia y es sinónimo de tener una audiencia activa, que tengamos interacción.

Es decir, una audiencia activa está interactuando normalmente con nuestros contenidos y hay muchísimas formas de interactuar, no quiere decir que siempre sea el ponernos comentarios. Mucha gente se frustra porque en sus publicaciones le cuesta tener comentarios o que no responden mucho a sus encuestas.

En historias no nos tenemos que centrar solo en un tipo de interacción, sino evaluar de forma general si estamos teniendo un nivel mínimo o intermedio de interacción que nos haga pensar que realmente esa audiencia que está viendo nuestro contenido, le estamos creando alguna especie de respuesta, de interacción y siempre tenemos que ver la interacción como una especie de micro conversión, como ese pequeño paso justo antes de que alguien se llegue a decidir por comprarte o por invertir en ti, reservar una sesión contigo o lo que sea que ofreces tú. 

Pero si nos centramos antes en tener ese paso previo, esa pequeña interacción, será mucho más fácil que poco a poco vayamos teniendo esa sensación de que tenemos una comunidad, que hay alguien que responde y que no estamos siempre centrados en vender, pase lo que pase.

De esta manera, si nos centramos en ver qué tenemos que hacer para conseguir esa interacción, nos estaremos poniendo el foco más en la persona en sí, no en conseguir la venta pase lo que pase, sino en conseguir esa respuesta.

Esa respuesta luego nos puede llevar a conocer más a nuestra comunidad, saber exactamente en qué punto se encuentran y qué es lo que necesitan que les comuniquemos o qué necesitan saber para llegar a estar preparados, para llegar a ese punto en el que ya están listos para comprar. 

 

5. Crear una gran demanda

Crear una demanda para nuestro producto, para nuestro servicio o para nuestra marca. Sí, es una marca personal o marca corporativa en general hay demanda, tenemos una audiencia que está lista, quiere comprarnos y aunque parezca fácil con estos 5 puntos, que poco a poco nos llevan a este último paso, hay gente que se queda en el último, es decir, hay mucha gente que sí que tiene una audiencia comprometida, que interactúa, pero luego como que esas ventas no llegan nunca o llegan a cuentagotas y no es sostenible.

La razón número uno por la que NO vendes, o las marcas o emprendedores no venden, aunque tienen una audiencia y aunque esa audiencia sabe todo lo que tiene que saber, tienen confianza hacia ti o tu marca, es que no tienen una razón por la que actuar ahora.

Es decir, no les damos esa urgencia o ese FOMO (Fear of Missing Out), podríamos decir de que tienen que actuar ahora, porque si no se van a perder una gran oportunidad.

Mucha gente que no está dentro del marketing tiene cierto escepticismo sobre estos temas, como que lo ve como algo malo. No estamos manipulando a la gente para que compre ahora, cuando en realidad quizá no lo necesitan y no se sienten cómodos al decir que tienen solo 5 días para entrar en ese programa o conseguir ese producto a ese precio.

Más allá de que estemos de acuerdo en hacer descuentos, que vaya con nuestros valores, principios, siempre tenemos que tener en cuenta que la gente en general necesita ayuda, necesita ese empujón para tomar una decisión y eso es lo que nosotros como marca y desde el punto de vista del marketing tenemos que darles.

A partir de aquí podemos encontrar y podemos discutir un montón de opciones para que cada marca coja y elija lo que más se adapta a sus valores, sus principios y su forma de trabajar. Pero tenemos que tener en cuenta que no es suficiente con los cuatro puntos que hemos hablado antes, con tener una audiencia, un buen producto y una buena comunicación, siempre nos faltará ese push, ese empujón que ya va más dentro de la estrategia de ventas del que no podemos olvidarnos. 

Esto que he resumido así tan rápido, es lo que vamos a ver durante una semana entera en el reto gratuito «activa tu audiencia». Si todavía no estás dentro, puedes apuntarte aquí o puedes escribirme por Instagram y te paso el enlace.

Todo esto para prepararos a los que estéis listos para entrar la semana que viene a mi programa Brilla en Instagram, algo que solo ocurre dos veces al año y estamos a punto de entrar en esa segunda ocasión de este año 2021.

La razón número 1 por la que no vendes: no les das 1 razón por la que actuar ahora.

Compartir:
Próximo taller gratuito en directo

Encuentra tu Estilo de Reels

El taller definitivo para que aprendas a usar este formato de contenido a TU manera. Te guiaré paso a paso a través de los diferentes estilos y tipos de Reels que están funcionando mejor ahora para que elijas el que más se adapta a tu marca y negocio.

Miércoles 10 de agosto a las 12:00 (CEST)