96. ¿Cuál es tu objetivo para este MES? Cómo establecer metas claras para tu contenido

En el episodio de hoy, quiero hablaros sobre la importancia de establecer objetivos específicos antes de ponernos a planificar y crear contenido y, en definitiva, seguir estando presentes en redes sociales sin tener un objetivo claro.

En el episodio de hoy, quiero hablaros sobre la importancia de establecer objetivos específicos antes de ponernos a planificar y crear contenido y, en definitiva, seguir estando presentes en redes sociales sin tener un objetivo claro.

Muchas veces pensamos que tenemos un objetivo muy claro, pero lo que he encontrado después de trabajar con muchos emprendedores, es que estos objetivos en el 99% de los casos, o no están bien planteados, por lo que no son objetivos útiles, o son objetivos poco realistas.

El problema casi siempre está en que no son objetivos específicos, sino objetivos genéricos que no nos ayudan a: 

  • Tener un foco
  • Entender qué tipo de acciones tendré que implementar
  • Saber qué tipo de contenido tendré que priorizar

 

Por eso tenemos la sensación siempre de que estamos demasiado perdidos, o que simplemente esto es demasiado trabajo o esfuerzo para no ver los resultados que estamos buscando, y es muy común que surja ese sentimiento de frustración. En muchos casos es que no tenemos claro cuáles son realmente esos resultados que estamos esperando, o simplemente no sabemos explicarlo.

 

Objetivos específicos VS objetivos generales

Es importante tener clara la diferencia entre los objetivos específicos y los generales y por qué estos no nos ayudan y los específicos sí.

Antes de ponerte a planificar tus próximas cuatro semanas de contenido y decidir qué contenido vas a publicar, tendrías que saber responder a la pregunta, ¿cuál es tu objetivo para este mes?

Las respuestas que se repiten siempre a este tipo de preguntas son:

  • Yo quiero publicar contenido o quiero estar en Instagram o TikTok, porque mi objetivo es crear una comunidad 
  • Mi objetivo es dar a conocer mi producto o servicio 
  • Mi objetivo es tener más ventas porque es lo que necesito para mi negocio 
  • Mi objetivo es posicionarme como referente o diferenciarme 

 

Todas estas respuestas son objetivos, pero son genéricos, que por el simple hecho de tener un negocio deberíamos tener y trabajar siempre. Lo que ocurre es que normalmente los queremos trabajar todos a la vez, porque son tan genéricos que se entrecruzan unos con otros y es muy complicado ligarlo a acciones concretas, y mucho menos llevar un seguimiento y decidir qué es lo que nos está ayudando para cada uno de estos objetivos diferentes.

 

Ejemplos de objetivos específicos

Objetivos de interacción 

  • Quiero reactivar mi interacción, porque he estado unos meses en los que no consigo que mi audiencia reaccione tanto como antes
  • Siento que he perdido un poco la interacción que antes conseguía en historias y cuando publicaba cualquier post
  • Siento que mi audiencia ahora mismo está más fría

 

Por lo tanto, me quiero centrar en volver a reactivar esa interacción. 

Y si me centro en eso, significará que no me voy a estar centrando tanto en vender, en hablar de mi servicio, o en crear contenido para llegar a gente nueva, sino me voy a centrar más en contenido para la comunidad que ya tengo.

 

Objetivos de captación de nuevos usuarios

Otros ejemplos de objetivos específicos podrían ser, llegar a personas que no me conocen, y entonces sí voy a poner foco en la visibilidad.

En ese caso, quizá tengo que dejar un poco más de lado el contenido de conversión o venta. Podría tener como objetivo específico llevar a la gente a mi lista de email, y para eso voy a hacer unas acciones concretas, pues mi contenido va a ir dirigido a:

  • Llevar a la gente a mi taller o recurso gratuito
  • Reservar una sesión conmigo

 

Por lo tanto, el contenido que voy a tener que crear va a tener relación con ese tema. 

 

Otros ejemplos de objetivos específicos 

  • Incentivar los mensajes privados
  • Reafirmar mi autoridad sobre un tema concreto 
  • Introducir una nueva temática o un nuevo pilar de contenido que hasta ahora no había hablado

 

También puede ser más enfocado hacia la venta:

  • Quiero dar un “push
  • Quiero vender uno de mis servicios
  • Quiero llevar a la gente hacia mi membresía
  • Quiero vender mi servicio de más alto ticket para que se reserven todas las plazas y luego, en meses siguientes poder centrarme más en vender o promocionar mis otros servicios o talleres de precio más bajo.

 

Estrategia a largo plazo VS objetivos inmediatos

Una de las cosas que a veces nos bloquea más, es que pensamos que la estrategia que vamos a definir tiene que durar un año, dos años… Lo que pasa con esta forma de pensar es que nos agobiamos porque queremos trabajar muchos objetivos a la vez, tener en cuenta tantos servicios o productos, tantos lanzamientos, que nos bloqueamos en el paso de empezar a traducirlo en acciones concretas.

Como negocio deberíamos tener, más o menos, una planificación anual de hacia dónde queremos ir y qué queremos conseguir de una forma más genérica.

Pero cuando nos ponemos a trabajar en una estrategia de contenido, no podemos trabajar la estrategia para un año entero.

Yo os recomiendo que os hagáis siempre la pregunta, ¿qué quiero vender ahora? 

Y con ahora, me refiero como máximo a los próximos tres meses. 

  • ¿Cuáles van a ser mis objetivos de ventas y a dónde quiero llevar a la gente? 
  • ¿Qué quiero que relacionen con mi marca ahora mismo? 

 

Tres meses pueden parecer mucho cuando estamos planificando, pero si lo miramos desde la perspectiva de nuestro cliente, no va a ver todo lo que publicamos, verá contenido suelto de vez en cuando.

Queremos comunicar tantas cosas diferentes, queremos promocionar tantos servicios y productos que, al final, lo que llega a la perspectiva del consumidor, es un mensaje súper confuso.

Entonces tenemos dificultades por ambas partes:

  • Por un lado nos cuesta planificar
  • Por otro lado el mensaje se va diluyendo y llega un mensaje confuso

 

Por eso siempre os digo que os recomiendo simplificar al máximo vuestros pilares de contenido, que máximo tengáis tres. Y esto sobre todo aplicaría a los que venden servicios o programas. 

Cuando os digo que no habléis de tres grandes temáticas a la vez, me refiero a que no es que tengáis que definir siempre los tres pilares que van a formar parte de tu negocio de ahora en adelante para siempre, sino durante ese periodo de tiempo que tú te hayas marcado.

Simplemente es que lo dejéis de ver como una estrategia sólida, estática, que la trabajas una sola vez y luego me tengo que mantener constante con ello durante mucho tiempo. Si no que es mucho mejor empezar con plazos cortos y luego ir revisando en función de lo que vamos recibiendo en forma de feedback de nuestra audiencia, y los resultados que vamos viendo que van llegando.

Además, es importante que nuestro mensaje sea mucho más simple y vayamos con una cosa detrás de otra, de forma progresiva. 

 

Coherencia cumpliendo objetivos

Por último, hay que ser coherentes con los objetivos que nos hemos marcado.

Si estoy planificando el contenido para el mes siguiente, voy a tener que ser coherente en todos los aspectos con ese objetivo que me he definido. 

En uno de los ejemplos que exponía antes, “uno de mis objetivos es reactivar mi interacción, porque he estado más inactiva y quiero volver a estar presente.”

Ese objetivo lo tengo que tener en cuenta no solo a la hora de elegir temáticas o rescatar ese contenido antiguo que sé que ha despertado bastante la interacción, sino a la hora de decidir, por ejemplo, cuántas veces a la semana o qué frecuencia voy a tener de publicación durante este mes.

Igual, no me puedo conformar con una o dos veces a la semana, porque eso no tendría mucha coherencia con el objetivo que estoy persiguiendo. Quizás tenemos que hacer un poco de investigación, o hacernos preguntas sobre si realmente tenemos un objetivo, cuáles son esas acciones o cosas que tenemos que tener en cuenta para conseguir realmente ese objetivo. 

Muchas veces nos vamos directamente al calendario de contenido, o a pensar las llamadas a la acción, a publicar directamente sin habernos preguntado para qué voy a querer crear contenido y definir el nivel de recursos o de tiempo, la cantidad de tiempo que le tengo que dedicar.

Definir una frecuencia y ser constante, no significa publicar cinco días a la semana durante todo un año, significa ser coherente con los objetivos marcados. 

Si tengo un objetivo concreto, a lo mejor este mes tengo que dedicar más recursos. Crear contenido se tiene que convertir más en una prioridad porque tengo que subir un poco el nivel o el volumen y otros meses a lo mejor no necesito tanto volumen de contenido y me puedo centrar más en las historias, o en simplemente llevar gente a mi lista de email…

Pero todo empieza por esos objetivos específicos.

Hasta aquí mi reflexión de hoy. Espero que sea útil. 

Si os lo comento es porque realmente todos los temas que salen y que se me ocurren para hablar por aquí, no me llegan de la nada, sino que a base de hablar con vosotros, con alumnos del Método FAV, veo los bloqueos y lo que va surgiendo.

Cualquier duda o sugerencia para próximos episodios, temas que queráis que trate por aquí me los puedes enviar por privado. Nos vemos la semana que viene con un nuevo episodio. 

Definir una frecuencia y ser constante, no significa publicar cinco días a la semana durante todo un año, significa ser coherente con los objetivos marcados.

Compartir:
EMPIEZA POR AQUÍ

Guía Gratuita: 10 Ganchos para Contenido Viral

¿Quieres expandir tu alcance y llegar a nuevos potenciales clientes con tu contenido?

Esta guía te dará ideas previamente validadas para hacer crecer tu audiencia, que puedes aplicar a tus reels, posts y stories.

Obtén acceso inmediato y empieza a viralizar tu contenido.