35. Cómo facturé 200k en el primer año de mi negocio

En este episodio quiero compartir la estrategia detrás de mi negocio y mostraros un poco más el detrás de las cámaras, que visualices la estrategia y puedas aplicarla a tu negocio.

En este episodio quiero compartir la estrategia detrás de mi negocio y mostraros un poco más el detrás de las cámaras.

En el episodio 26Mi experiencia como emprendedora (preguntas y respuestas), compartí un poco de mi historia contestando a vuestras preguntas sobre mi experiencia emprendiendo y también hace tiempo en el episodio 11: Las 4 claves de un lanzamiento exitoso (caso real), compartía un análisis bastante profundo y completo de uno de mis lanzamiento, claves muy interesantes de por qué funcionó tan bien ese lanzamiento y que puedes aplicar tú también si vas a lanzar algún curso, producto o servicio nuevo.

Pero hasta ahora nunca había hecho un análisis, así de forma global, contando esa estrategia mes tras mes, lo que ha ido funcionando, lo que no, lo que he hecho, números, hablar un poquito más de dinero, de dónde viene esta facturación, etc.

Puede que estés en el punto en el que ofreces un servicio y ha llegado el punto en el que quieres escalar, pero:

  • no tienes muy claro por dónde seguir
  • o quizá no estás todavía en ese punto, estás ofreciendo ese servicio y todavía lo estás validando,
  • o estás probando diferentes cosas y no estás en ese punto de querer escalar.

Independientemente de en el punto en el que te encuentres, mi intención es que entiendas, que visualices esta estrategia, esta estructura, para cuando llegue el momento para ti, que tengas estos conocimientos y puedas aplicarlos.

 

2021 – Oficialmente el primer año en mi negocio

Es verdad que dejé mi trabajo corporativo en octubre de 2020 y esos tres meses estuve ofreciendo sobre todo servicios como manager, gestionando cuentas de otras empresas, empecé con el tema de las asesorías, pero bueno, digamos que quitando esos tres meses de asentamiento, 2021 fue el primer año en mi negocio.

Si hablamos de facturación, este primer año logré facturar más de 200.000 euros, lo cual es mucho más de lo que nunca habría imaginado, sobre todo esos primeros meses al estar empezando.

Os quiero enseñar realmente lo que hay detrás de este número para que veáis que no es magia, no hay nada inalcanzable y que, por supuesto, hay una estrategia detrás.

 

Antes de lanzarnos a crear un producto digital

Aunque la parte de escalar y el poder llegar a estas cifras, por supuesto se debe a haber incluido en mi estrategia y en mi cartera de productos esos cursos online, info productos que te permiten escalar porque no dependes tanto de las horas que tienes disponibles, quería hacer énfasis en que es importante tener en cuenta que, y aunque mucha gente que se dedica a esto, a enseñarte como crear tu curso online, etc. te lo venden como la panacea, una receta mágica, quiero hacer la reflexión y recalcar la importancia de antes de plantearnos ni siquiera crear un curso o un producto digital, haber ofrecido un servicio, que ese servicio esté validado y que esto nos haya permitido ir ganando una experiencia hasta que llega un punto en el que para seguir escalando vemos de forma natural que se podría empaquetar de forma que le sirva a más gente, poder llegar a más gente y lo podamos ofrecer a un precio quizá más asequible de lo que sería un servicio 1:1 con nosotros.

En definitiva, que lo que vayamos a vender siempre tiene que salir de nuestra propia experiencia, de lo que vayamos a vender, porque si no acabamos cayendo en lo que siempre nos quejamos de esos cursos online que te prometen X pero en realidad son cursos vacíos o que todo el mundo está repitiendo lo mismo, etc. Quería dejar clara la importancia de antes haber ganado y recogido esa experiencia.

 

Mi caso concreto – Cómo escalé mi negocio en 2021

Aparte de llevar años en mi trabajo corporativo (trabajaba en una cadena hotelera en el departamento de marketing digital y me encargaba básicamente de la estrategia de todo el social media), también durante esos años estuve tocando todas las otras partes de la estrategia de marketing digital. Además trabajando codo con codo con una agencia grande de Madrid bastante reconocida y eso también me ayudó a aprender mucho sobre cómo funciona una agencia, todos los procesos, todo lo que engloba una estrategia completa.

Y, como algunos de vosotros ya sabréis, mi primer emprendimiento fue un negocio relacionado con la cocina saludable. Hacer crecer ese negocio, encargarme de absolutamente todo yo, de crear el contenido, de darme a conocer, visibilidad, conseguir clientes, etc. también me ayudó a aprender y hasta que llegó el punto en el que me sentía preparada para dejar el trabajo, empezar a enfocarme en mi marca personal y ayudar a otros emprendedores.

 

Mis primeros pasos – De Community Manager a ofrecer asesorías

Al principio, cuando me hice freelance y dejé el trabajo, mi idea era ser Community Manager, ofreciendo la gestión de redes sociales en el que yo me encargaba de todo, de crear el contenido, la estrategia y publicar, y así estuve los primeros meses.

Luego llegó un punto en el que me di cuenta de que, si quería seguir escalando o aumentar mis ingresos tenía varias opciones:

  • Seguir por el camino de ofrecer estos servicios de community management, de creación de contenido y gestión, lo que implicaría a la larga montar tipo una agencia, contratar a otros profesionales para ayudar a más clientes.
  • Si decidía seguir yo sola, tenía que seguir subiendo precios.
  • Y, la otra opción, era tirar más por un servicio de asesoría y consultoría o auditorías y no tanto la gestión, el «te lo hago todo yo», que al final es lo que te lleva más tiempo.

Así que decidí tirar por aquí. Empecé a ofrecer asesorías, no solo el servicio de gestión, sino asesorías en las que hacía un estudio de tu proyecto y te creaba un plan para que luego tú lo pusieras en práctica.

 

De asesorías a consultorías

Luego fui evolucionando y este servicio, (que seguía siendo muy completo ya que de alguna manera te creaba ese plan base) pasó más a lo que fueron consultorías, auditorías en las que simplemente revisaba aspectos concretos y te enseñaba o te daba ideas para mejorar, pero sin un plan detallado de cómo ponerlo en marcha.

Y, con este cambio de servicios, lo que hice fue dirigirme a un público diferente.

Así como el tipo de público al que atraía con esos servicios de gestión de cuentas eran más pequeñas empresas, el servicio de consultoría auditoría, el que más lo solicitaban eran emprendedores que estaban empezando un proyecto o que quizá llevaban años, pero se habían quedado estancados con su estrategia sobre todo de redes sociales en Instagram.

Así que también fue cambiando un poco el tipo de cliente al que me dirigía y fue ya en este punto en el que llevaba meses, que si no recuerdo mal, era casi marzo de 2021, que había hecho un montón de asesorías, consultorías, había tocado un montón de diferentes sectores y proyectos y ya tenía ese conocimiento, por lo que iba detectando los patrones, lo que siempre se repetía y que en todas esas consultorías tenía que repetir lo mismo.

Fue en ese momento cuando me di cuenta de que podía empezar a crear ese producto digital, esa formación, ese programa para empaquetar ese conocimiento y que, a partir de allí, luego si seguía ofreciendo ese tipo de asesorías, consultorías, fuera ya solo la parte personalizada de cómo lo adaptamos para ti o qué puedes mejorar con lo que has hecho hasta ahora, etc.

 

La estrategia detrás de mis cursos

Llegó el momento en el que me puse a pensar toda la estrategia para empezar a trabajar en mis cursos, mis programas, pero aquí algo súper importante, que es una de las claves del éxito o de cómo me ha ido todo en este primer año, fue que, en lugar de ponerme a sacar productos a lo loco, antes de hacerlo, me puse a plantear estratégicamente mi cartera de productos que yo visualizaba a largo plazo, teniendo muy en cuenta el viaje, el proceso de mi cliente ideal.

Como siempre os digo, nosotros podemos tener un cliente ideal, pero ese mismo cliente ideal pasa por varias etapas, varios procesos y, a medida que vas resolviendo algunas de las necesidades de ese cliente ideal, se van abriendo otras necesidades u otros deseos y que tú puedes seguir acompañándole en ese proceso.

Así es como podemos maximizar lo que se llama el Life Time Value de un cliente, el valor a largo plazo de un cliente. De esta manera no te centras en crear un único producto que intente resolver todos los problemas que tiene tu cliente ideal o todo lo que sabes sobre un tema.

Empaquetarlo todo en un único producto muchas veces lleva a frustración, agobio y al final no se ven los resultados.

Lo que hice fue:

  • visualizar los diferentes productos que quería crear, no en ese mismo momento todos a la vez, sino a largo plazo
  • qué promesa única tendría cada uno de ellos o qué necesidad en concreto resolvería, de forma que ese cliente que podía ayudar con el primer producto luego estuviera preparado para pasar al siguiente paso, y luego al siguiente, y luego al siguiente.

Obviamente, no todo el mundo pasará por todos ellos. Y, a lo mejor, hay una persona que ya sabe más y puede empezar directamente por el paso número 3, pero si construimos esa cartera de productos de forma estratégica, nos estamos ya preparando para que nuestro negocio sea más escalable y podamos sacar más sin hacer tanto trabajo de estar lanzando cosas diferentes cada mes.

 

Mis formaciones – Qué incluye cada una

Las formaciones que ofrezco y que he ido lanzando durante el año pasado, el 2021, son:

 

1. The Reels Story

El curso The Reels Story se basa en estrategia en vídeo aplicada concretamente a reels para tener más visibilidad e historias para interactuar con tu audiencia, ganar interacción y finalmente conseguir cerrar ventas a través de esa potente herramienta que son las historias.

 

2. Brilla en Instagram

Es mi programa más completo y el único que tiene soporte y acceso directo por mi parte. De alguna manera mis consultorías se han ido transformando en el formato que tengo ahora de trabajar más 1:1 con clientes a través de este programa. Primero con esos módulos y teoría y luego con el seguimiento y las sesiones grupales vía zoom y un chat grupal para tener todo ese apoyo.

El objetivo de este programa es enseñarte no solo a vender a través de Instagram, sino a usar la plataforma y crear una estrategia de contenido suficientemente sólida que te permita posicionarte como un referente en tu sector, independientemente de cuál sea tu sector.

 

3. Kit de Contenido

El Kit de Contenido no es una formación como tal, sino que es una herramienta. En este caso es una suscripción mensual con:

  • un kit de ideas
  • propuestas de contenido tanto de historias como de reels en tendencia y audios
  • cómo utilizarlos para diferentes tipos de sectores
  • ideas de posts
  • cómo usar los pies de foto para vender, para interactuar con tu audiencia, etc.

Es la parte práctica de la teoría, recursos para que esa creación de contenido no la tengáis que pensar desde cero, sino que tengáis esas fórmulas, esas ideas, esos ganchos para empezar a construir desde allí. En eso se basa el Kit de Contenido. 

Estos son los tres productos que lancé durante 2021 y sobre los que se basa toda esa facturación básicamente, sin contar las asesorías puntuales y todo lo que es trabajo 1:1.

 

En qué punto lancé cada servicio y cómo ha sido su evolución

Como os decía hasta marzo estuve trabajando exclusivamente con clientes 1:1.

 

Marzo 2021 – Nace Brilla en Instagram

En marzo lancé el programa Brilla en Instagram, la versión beta. No me puse a grabar como loca un montón de clases ni nada de eso, sino que lo vendí como una experiencia en directo de, si no me equivoco, seis semanas.

En el momento de venderlo yo únicamente tenía la página de venta y más o menos la estructura de lo que iba a enseñar cada semana.

Lancé las plazas para 20 personas y la promesa era que durante seis semanas tendríamos esas sesiones en directo en las que enseñaría en directo. Les daría plantillas, todo lo que necesitaran para poner en práctica lo que íbamos aprendiendo y, por supuesto, estar allí en directo, resolviendo dudas, etc.

Como digo, era una primera versión beta de este programa y lo decidí hacer así, en directo, porque así no tenía que crear previamente todo el contenido y me servía también para validarlo. 

Lo ofrecía un precio más bajo de lo que está ahora Brilla en Instagram y yo, la reina de la estrategia, que todo lo pienso de pe a pa, había montado una estrategia de lanzamiento para lanzar estas 20 plazas. Era la primera vez que lanzaba un curso, pero al tener una audiencia súper caliente en la que llevaba meses y meses:

  • creando contenido
  • ayudando a la gente
  • había organizado retos gratuitos sin pedir nada a cambio, sin vender nada después

Mi sorpresa fue que cuando lancé esas 20 plazas con un único email que lancé a mi lista de correo, en cuestión de 4-5 horas se acabaron las plazas. ¡Entonces fue cuando dije, wow, aquí hay potencial para más, la gente está buscando este tipo de formaciones!

La primera versión fue súper bien, recogí un montón de feedback, las alumnas quedaron súper satisfechas y lo más interesante es que durante estas semanas yo iba creando el contenido del curso cada semana, la lección que tocaba para esa semana y con esto estaba construyendo mi curso, que luego podía vender sin que fuera siempre en directo, sino que podía abrir más ediciones con ese contenido que ya estaba creado.

Lo había creado cuando ya había recibido esos pagos. No había estado dos meses creando este curso, grabando, editando y tal, para luego comprobar después si había interés o no.

Cuando vi esta demanda y la gran acogida de este curso, lo que sí hice fue crear un curso más corto, más específico, dirigido solo a una temática en concreto, que en este caso era la estrategia en vídeo tanto de reels como de historias, que en el programa no la tocábamos. Porque como he dicho, esa es la importancia de saber al principio diseñar estratégicamente esa cartera de productos, porque si yo en ese primer programa lo hubiera puesto todo, luego no tendría margen para crear otros productos adicionales. Y como os decía, a maximizar ese Life Time Value.

 

Marzo de 2021 – Nace The Reel Story

Así que lo que hice fue crear el curso The Reel Story, que venía muy a cuento porque en ese momento era el boom de reels, todo el mundo estaba preocupado por cómo utilizarlo. Fue cuando el vídeo tuvo su gran subida y sobre todo mejorar las interacciones en historias, las visualizaciones, cómo usarlas para vender, etc.

Este curso sí que lo lancé como un curso ya pre-grabado y este fue como el primer pico de facturación que tuve en todo mi negocio y el que me hizo ver ese potencial de la formación online.

 

Abril de 2021 – Nace Kit de Contenido

Luego, en abril ya había tenido todo ese feedback de Brilla en Instagram, por lo que  obviamente iba a preparar una segunda edición, pero mientras, también me di cuenta de que hacía falta esa parte más de ejecución de esas ideas, esa parte práctica para el día a día, que, al final, una vez aprendes todos los conocimientos sobre cómo hacer esa estrategia, qué hacer, qué no hacer y cómo sacarle el máximo partido a una plataforma como Instagram, luego el problema que surge es:

No tengo tiempo, no tengo tiempo de planificar en el día a día, me faltan ideas para ponerlo en práctica, …

Así que lo que hice fue crear Kit de Contenido, que fue simplemente una idea loca que me vino a la mente y en lugar de esperar, decidí lanzarlo también en versión beta a únicamente mi lista de email.

Muchísima gente también se apuntó, tuvo muy buena acogida y de abril hasta agosto, simplemente estuve con esos primeros miembros que me iban dando su feedback, iba probando formatos, etc.

Y, por eso, siempre os digo la importancia de trabajar una lista de email, tener una base de datos, porque al tener una comunidad más cercana, más caliente podríamos decir, podemos ir jugando y no tener que estar vendiendo siempre de cara al público en Instagram, en historias, en vídeo, etc. sino que podemos probar y lanzar algunos productos o algo especial a ese listado de email.

También nos quita la presión de estar siempre vendiendo en nuestro escaparate que es Instagram.

De forma pública, los que me visteis durante todo el año en Instagram solo estuve vendiendo durante unos periodos muy concretos del año.

 

Junio y Agosto de 2021 – 2ª edición de Brilla en Instagram y de Kit de Contenido

La próxima campaña de lanzamiento grande que hice fue en junio para abrir de nuevo las inscripciones a Brilla en Instagram para la segunda edición y luego en agosto hice ya el lanzamiento oficial del Kit de Contenido que, como os decía al principio, tenemos en el episodio 11:

  • Un análisis de principio a fin de lo que hice para este lanzamiento
  • Lo que funcionó
  • Las claves del éxito de este lanzamiento

 

Diciembre 2021 – 3ª edición de Brilla en Instagram

En septiembre, octubre y noviembre no estuve vendiendo nada hasta diciembre que ya lancé la tercera edición de Brilla en Instagram, por supuesto, con las clases actualizadas desde la primera edición, cambiando cositas, mejorando el curso, añadiendo más recursos, etc.

Y ya, a partir de esta tercera edición, que al estar el contenido creado no lo hice como un programa de X semanas, sino que todos los alumnos en el momento en que se apuntaban tenían acceso a todo el contenido y durante todo 2022 tienen esas sesiones de zoom, retos adicionales y esa comunidad en la que pueden confiar para cuando les surge cualquier duda o cuando están implementando, etc. También para compartir lo que les funciona, lo que no.

Tenemos esa especie de comunidad que a mí me encanta y que lo que pasa ahí dentro es como mágico. 

A grandes rasgos, eso fue el resumen de 2021 y de allí es donde viene ese número del título tan llamativo, esas cifras de facturación y solo son tres productos diferentes.

 

Enero 2022

Este año, en enero, lancé una masterclass de visibilidad. Es algo también adicional y que ofrece una solución diferente a todo lo que enseño en los otros programas.

Como siempre digo, cuando alguien me pregunta: «si ya tengo este curso, ¿esto me va a enseñar algo nuevo? 

Siempre, siempre, siempre, en cada uno de mis productos hay contenido diferente y que te ayuda en aspectos totalmente complementarios. Siempre unas formaciones o un producto van a ser complementario a otro porque están diseñados estratégicamente para que sea así.

Antes de plantearnos ni siquiera crear un curso o un producto digital, hay que haber ofrecido un servicio y este debe estar validado.

Compartir:
Próximo taller gratuito en directo

Encuentra tu Estilo de Reels

El taller definitivo para que aprendas a usar este formato de contenido a TU manera. Te guiaré paso a paso a través de los diferentes estilos y tipos de Reels que están funcionando mejor ahora para que elijas el que más se adapta a tu marca y negocio.

Miércoles 10 de agosto a las 12:00 (CEST)